Elegir el color adecuado para pintar las diferentes estancias del hogar parece tarea sencilla. Sin embargo, es necesario acudir a tu tienda de pinturas en Asturias y elegir cuidadosamente la que quieras utilizar, porque el color que impregnará las paredes influirá tanto en nuestra actitud como en las emociones.

Por un lado, los tonos amarillos son muy enérgicos y proporcionan vitalidad a las personas que se encuentran en ese entorno. Ayudan a adquirir seguridad en uno mismo y a combatir las ansiedades. Sin embargo, hay que tener cuidado con la intensidad porque puede llegar a ser molesto. Por su parte, las paredes blancas transmiten tranquilidad, frescura y facilitan la concentración a las personas que se encuentran entre esas paredes. Además, el blanco da mayor claridad y sensación de amplitud a la habitación.

Las paredes pintadas de color negro aportan elegancia y pueden crear sensaciones de misterio. No obstante, hay que ser precavido, ya que puede crear sentimientos de intromisión o aumentar la sensación de tristeza. En despachos es muy usual encontrar las paredes de este tono.

El color que más estrés puede producir es el rojo, pues, aunque sea el color de la pasión, en grandes cantidades aumenta la agresividad y el nerviosismo. Por ello, lo mejor es pintar solo alguna de las paredes o una zona de la casa en la que no se permanezca mucho tiempo.

Los más utilizados son el verde y el azul, ya que ambos transmiten relajación y tranquilidad. Sendos colores son símbolos de la naturaleza y el mar, por lo que aportan estabilidad y ayudan a conciliar el sueño. Siempre hay que tener en cuenta que los tonos deben ser suaves y no muy llamativos. Además, combinan bien con los blancos y el beige.

Si necesitas más consejos sobre cómo pintar tu hogar y no tienes claro qué colores elegir entre la grandísima variedad que existe en el mercado, ven a conocer tu tienda de pinturas en Asturias, MC Proyectos Cromáticos, y, deja tus ideas en manos de profesionales.